Seguidores

sábado, 27 de agosto de 2011

043. porque sí.

Y hay veces que las cosas ocurren porque sí. Sin que puedas encontrarlas una explicación lógica.

A mi nadie me dio a elegir, cuando te conocí, si quería enamorarme o no de ti. Nadie pidió permiso para meterte día y noche en mi cabeza ni para que te asentaras en mi pecho. Son cosas que no se sabe muy bien porqué pasan, pero acaban sucediendo.

Ves a esa persona con un brillo especial, puede que no sea el más guapo, ni el más inteligente y puede que ni tan siquiera el más simpático. Pero ahí esta, él tiene algo que los demás no, y es ese algo lo que hace que te quieras aproximar más y más a él, que destaque sobre el resto.

Aún me planteo qué es lo que me pasó cuando te cruzaste en mi camino, pero ya no me molesto demasiado en encontrar respuestas. Cierro los ojos, recuerdo el momento y pienso: fue así porque tenía que serlo, no hay más. Ahora sólo queda esperar.

3 comentarios:

Giuli dijo...

Es muy lindo, simple pero profundo.

Un'amica stretta. dijo...

Sí, eso es lo que pasa. Nadie nos pregunta, por suerte o desgracia.

ele* dijo...

pues que haya mucha suerte!